Testimonio Clases Ashtanga Yoga

//Testimonio Clases Ashtanga Yoga

Testimonio Clases Ashtanga Yoga

Comencé mi práctica de Ashtanga hace 10 años en Australia de la mano de una de las discípulas directas de Patahbi Jois, el padre de esta disciplina de yoga. Cuando regresé a España continué mi práctica a nivel personal, sola y en soledad. Viajé numerosas veces a Madrid donde recibí grandes enseñanzas de profesores entregados y devotos de Ashtanga. Después de 9 años sin profesor/a habitual que siguiera mi proceso, encontré a SUSANA MARTÍNEZ NOTARIO.

Desde el primer momento en que recibí sus ajustes pude sentir la energía que transmite. No hablo de magia (aunque también) sino de un ajuste preciso, cálido, cercano, profundo que me hizo contactar conmigo misma y que me llevó por un instante a Australia, al recuerdo de la maestra de Ashtanga que me mostró el camino por primera vez. Así se lo comuniqué y, desde entonces, la comunicación con Susana simplemente, fluye. No es solo que, desde que practico con ella, mis posturas han evolucionado de manera significativa, sino que va más allá, es decir mi día a día se beneficia y enriquece al poder disfrutar dentro de mí misma gracias a que me conozco más y mejor.

Ella suele hablar del mérito del practicante que se entrega a su práctica y yo añado, como profesora de Ashtanga también, que una buena indicación a tiempo es mucho más valiosa que 10 prácticas llevadas al límite de tus posibilidades. Las indicaciones que desde enero me ha ido dando Susana me han llevado a una apertura del chakra del corazón. Este es mi regalo para estos primeros meses. Y es un regalo que desenvuelvo cada día y utilizo para Vivir mejor.

Sin miedo a herir los sentimientos de otros profesores de Ashtanga maravillosos (ya que también en ellos he encontrado el valioso don de la humildad), puedo decir que lo que transmite SUSANA MARTÍNEZ NOTARIO es sencillamente excepcional, especial y muy sanador. El hecho de que venga más y más gente a sus clases implica que no pueda ajustarme todo el tiempo sino que priorice por quien más le necesita en ese momento, lo cual me llena de satisfacción y orgullo porque esta mujer colabora en crear un Mundo mejor por el que tanto yo también me empeño.

Ojalá sean muchas las personas que se acerquen hasta sus clases y experimenten el modo en que se recolocan todas las piezas de ese puzle que tanto nos cuesta completar, el puzle de uno mismo, y llegar progresiva y sencillamente al bienestar de la Vida misma.

Desde mi sincera humildad, GRACIAS siempre.

ELIA SANMARTÍN

2018-09-10T08:39:11+00:00 11 / 04 / 2018|Testimonios|